Neoplasias más frecuentes

Neoplasias más frecuentes

Cáncer de mama

Es la neoplasia maligna más frecuente y la primera causa de muerte por cáncer en la mujer a nivel mundial. Cada dos horas muere una paciente por esta enfermedad. En nuestro país no es la excepción ya que desde 2006 ocupa el primer lugar de muertes en mujeres mayores de 25 años afecta principalmente a las mujeres, pero en los varones también puede aparecer.

Una detección oportuna de la enfermedad, es decir en etapas iniciales puede ser tratada y tener buenas probabilidades de curación

Cáncer Ginecológicos

Este tipo de tumores o neoplasias malignas son un grupo de enfermedades que en conjunto son las más frecuentes en la mujer, después del cáncer de mama y se incluyen al cáncer cervico uterino (cuello de la matriz), cáncer de endometrio, cáncer de ovario y cáncer de vulva. El 70% de estos casos se diagnostican en etapas localmente avanzadas y avanzadas, lo que los puede hacer neoplasias letales. Pero si son detectados en etapas iniciales, el pronóstico puede ser excelente; El tratamiento quirúrgico es el manejo primordial con alguna modalidad de histerectomía con salpingo oforectomía (cáncer cervico uterino, endometrio y ovario) o vulvectomía (cáncer de vulva o genitales externos femeninos) más el estudio de los ganglios inguinales

Cáncer de piel

Éste es el más frecuente de todos los diferentes tipos de cáncer juntos, habitualmente no es letal por lo que es subestimado, pero existen algunas variedades o tipos de cáncer de piel que pueden ser muy agresivos. Este cáncer va de la mano con la exposición solar de cada persona, el tipo de piel y el envejecimiento.

Hay varios tipos: Cáncer tipo Melanoma y Cáncer no melanoma. El cáncer no melanoma es el más común: puede ser baso celular o epidermoide (células escamosas)

Se manifiestan como nevos (manchas), bolitas, lunares, ulceras (heridas) que no cicatrizan, habitualmente en las zonas expuestas a sol (cara, cuello, piel de escote, brazos y piernas) pero puede ser en cualquier región incluyendo cuero cabelludo y uñas.

El tratamiento es básicamente quirúrgico pero dependiendo del tamaño o extensión, los pacientes pueden requerir resecciones muy extensas de piel que necesiten injertos o colgajos para reconstrucción. Algunos casos avanzados además de cirugía requieren Radioterapia y/o quimioterapia.

Cáncer de tiroides

El cáncer de tiroides es el más frecuente de las estructuras de cabeza y cuello; el tiroides o glándula tiroides, es el órgano productor de Tiroglobulina, hormona indispensable en la función de todo el organismo, ésta estructura se localiza en la parte central anterior del cuello (por delante de la tráquea), éste cáncer se puede manifestar con aumento de volumen del cuello, ronquera o cambios con el tono de voz y alteraciones o molestias para la deglución. En etapas iniciales su tratamiento es con una tiroidectomía, pero en etapas intermedias, además puede requerir la resección de los ganglios o nodos del cuello cercanos al tumor.

Es más común en mujeres que hombres y El 75 al 80% de los pacientes con esta enfermedad se tratan muy bien solo con cirugía. Habitualmente los pacientes en cualquier etapa tienen buen pronóstico siempre y cuando reciban el tratamiento adecuado.

Cáncer digestivos

Los tumores malignos digestivos incluye al cáncer que se origina en alguna porción del tubo o aparato digestivo: esófago, estómago, intestino, duodeno, colon y recto. Estos tumores son menos frecuentes pero de agresividad importante, siendo los más comunes el cáncer de colon y el cáncer gástrico. Los síntomas son muy variados vagos o difusos que la gente puede pasar desapercibidos, dándole importancia cuando son de mayor intensidad y tal vez para entonces ya sea tarde actuar.

Síntomas: reflujo, ardor retro esternal, nauseas, vomito alimentario o con sangre, falta de apetito o comen poco y se satisfacen rápido, pérdida de peso sin causa justificable, estreñimiento, evacuaciones con sangre, dolor abdominal, aumento de volumen abdominal, etc.

El tratamiento de estos tumores es multidisciplinario, es decir que pueden requerir de las modalidades de tratamiento oncológico: cirugía, quimioterapia y radioterapia.